Comprá desde tu casa ¡Estamos realizando envíos!
ALUMNO DEL ORATORIO SAN FRANCISCO DE SALES 

Autor: San Juan Bosco 

Adaptado por: Gustavo Cavagnari [et.al] 

Ediciones Didascalia 

Año: 2010

[Incluye guia de actividades didácticas realizada por pastoralistas del Colegio San José de Rosario]

ISBN: 978-950-787-074-3

Medidas: 13x17 cm

Cantidad de páginas: 208

Nuestro Padre, Don Bosco, escribió, entreo otras cosas, tres biografías de alumnos de su oratorio. Primero, la vida de Domingo Savio, luego la de Miguel Magone y, por último, la de Francisco Besucco. La finalidad que perseguía con estos escritos era demostrarles a sus alumnos que es posible alcanzar la santidad a pesar de vivir realidades adversas. 

En este caso presentamos la de Domingo Savio quien, según las palabras del mismo Don Bosco "Savio llevaba más almas al confesonario con sus recreos que los predicadores con sermones". Domingo tenía su genio y sus arrebatos, pero aprendió a dominarlos. Se desvivía por sus compañeros. Los aconsejaba, los consolaba, los reconciliaba. 

Vida de Domingo Savio

$303
Vida de Domingo Savio $303
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Librería Don Bosco Yapeyú 137, Almagro, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. A raíz del nuevo decreto, la librería se encuentra abierta de lunes a viernes de 9.00 a 18.00 h y sábados de 9.00 a 13.00 h.

    Gratis
ALUMNO DEL ORATORIO SAN FRANCISCO DE SALES 

Autor: San Juan Bosco 

Adaptado por: Gustavo Cavagnari [et.al] 

Ediciones Didascalia 

Año: 2010

[Incluye guia de actividades didácticas realizada por pastoralistas del Colegio San José de Rosario]

ISBN: 978-950-787-074-3

Medidas: 13x17 cm

Cantidad de páginas: 208

Nuestro Padre, Don Bosco, escribió, entreo otras cosas, tres biografías de alumnos de su oratorio. Primero, la vida de Domingo Savio, luego la de Miguel Magone y, por último, la de Francisco Besucco. La finalidad que perseguía con estos escritos era demostrarles a sus alumnos que es posible alcanzar la santidad a pesar de vivir realidades adversas. 

En este caso presentamos la de Domingo Savio quien, según las palabras del mismo Don Bosco "Savio llevaba más almas al confesonario con sus recreos que los predicadores con sermones". Domingo tenía su genio y sus arrebatos, pero aprendió a dominarlos. Se desvivía por sus compañeros. Los aconsejaba, los consolaba, los reconciliaba.